Saltar al contenido

¿Qué respalda a Ethereum?

febrero 7, 2022
¿Qué respalda a Ethereum?
¿Qué respalda a Ethereum?

Historia de ethereum

Ethereum es una plataforma impulsada por la tecnología blockchain que es más conocida por su criptomoneda nativa, llamada ether, o ETH, o simplemente ethereum. La naturaleza distribuida de la tecnología blockchain es lo que hace que la plataforma Ethereum sea segura, y esa seguridad permite que el ETH acumule valor.

La plataforma Ethereum soporta el éter además de una red de aplicaciones descentralizadas, también conocidas como dApps. Los contratos inteligentes, que se originaron en la plataforma Ethereum, son un componente central del funcionamiento de la plataforma. Muchas aplicaciones financieras descentralizadas (DeFi) y otras utilizan contratos inteligentes junto con la tecnología blockchain.

Ethereum, al igual que otras criptomonedas, utiliza la tecnología blockchain. Imagínese una cadena muy larga de bloques enlazados entre sí, con toda la información sobre cada bloque conocida por todos los miembros de la red blockchain. Al tener todos los miembros de la red el mismo conocimiento de la cadena de bloques, que funciona como un libro de contabilidad electrónico, se puede crear y mantener un consenso distribuido sobre el estado de la cadena de bloques.

Definición de Ethereum

Si hay algo más impactante que el hecho de que un hacker haya sido capaz de explotar un error de software y drenar unos 320 millones de dólares en criptodivisas de algo llamado Wormhole, es esto: En otra época no tan lejana, este era el tipo de error de codificación que podría haber amenazado con dejar fuera de juego a una empresa financiera tradicional. De hecho, eso casi le ocurrió a Knight Capital Group Inc. hace una década. Este creador de mercados electrónicos estuvo al borde de la quiebra por culpa de un código defectuoso, antes de que un dramático rescate entre muchas de las empresas más conocidas de Wall Street le permitiera evitar el Capítulo 11. La empresa fue adquirida posteriormente por un rival.

Ethereum dapps

La tecnología Blockchain, el sistema de libro mayor distribuido que sustenta la moneda digital Bitcoin, está recibiendo mucha atención de Wall Street últimamente. Con usos que van desde los pagos transfronterizos hasta la liquidación y compensación de derivados extrabursátiles, pasando por la agilización de los procesos administrativos, el potencial de disrupción en la industria financiera y en otros ámbitos es cada día más real.  Si bien el bitcoin es el caso de uso más extendido y conocido de la cadena de bloques, Ethereum puede ser la aplicación asesina que permita que esta disrupción se produzca finalmente.

El token nativo de la blockchain de Ethereum, Ether (ETH), cotiza actualmente en torno a los 230 dólares, y la capitalización de mercado de todo el ether ronda los 25.000 millones de dólares, lo que la convierte en la segunda blockchain más valiosa por detrás de Bitcoin (que representa aproximadamente 185.000 millones de dólares de valor).  ¿Qué es Ethereum y por qué es interesante?

Actualmente, el MVE está en su fase inicial, y la ejecución de contratos inteligentes es tanto «cara» en términos de éter consumido, como limitada en su capacidad de procesamiento.  Según sus desarrolladores, el sistema es actualmente tan potente como un teléfono móvil de finales de los 90. Sin embargo, es probable que esto cambie a medida que el protocolo se vaya desarrollando. Para ponerlo en perspectiva, el ordenador del módulo de aterrizaje del Apolo 11 tenía menos potencia que un iPhone; es ciertamente plausible que en unos pocos años, el EVM (o algo parecido) sea capaz de manejar sofisticados contratos inteligentes en tiempo real.

El uso de Ethereum

En un par de ensayos recientes, el politólogo Ian Bremmer sostiene que las grandes empresas tecnológicas remodelarán el orden mundial, mientras que la amistosa réplica del columnista de FP Stephen Walt es que los Estados seguirán siendo predominantes. Nosotros adoptamos un tercer punto de vista: La tecnología no sólo ha cambiado ya el orden mundial, sino que también está cambiando la naturaleza tanto de las empresas como de los propios Estados. El siglo XXI no pertenece ni a China ni a Estados Unidos, ni a las empresas tecnológicas tal y como se entienden tradicionalmente. Pertenece a Internet.

Esto es cierto por muchas razones, de las cuales quizá la más importante sea el auge de protocolos descentralizados como Bitcoin y Ethereum, que no están controlados ni por los Estados ni por las empresas. Bremmer tiene el mérito de mencionarlos, pero sigue subestimando su importancia. Muchos de los puntos débiles de las empresas tecnológicas globales que tanto él como Walt comentan -que suelen estar domiciliadas en Estados Unidos o China, que dependen de esas jurisdicciones para el cumplimiento de los contratos, que no tienen la legitimidad política de un Estado y que su ejercicio del poder ya ha provocado una reacción global- se solucionan con la introducción de los protocolos de criptografía, que pueden salvaguardar la propiedad y ejecutar los contratos más allá de las fronteras de los Estados nación tradicionales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad