Saltar al contenido

¿Cuáles son las monedas virtuales que existen?

febrero 6, 2022
¿Cuáles son las monedas virtuales que existen?
¿Cuáles son las monedas virtuales que existen?

La próxima criptomoneda que explotará en 2021

En 2012, el Banco Central Europeo (BCE) definió la moneda virtual como «un tipo de dinero digital no regulado, que es emitido y generalmente controlado por sus desarrolladores, y utilizado y aceptado entre los miembros de una comunidad virtual específica»[1]: 13

En una audiencia del Congreso de 2013 sobre las monedas virtuales, Ben Bernanke dijo que «se han visto como una forma de ‘dinero electrónico’ o área de tecnología de sistemas de pago que ha estado evolucionando en los últimos 20 años», haciendo referencia a una audiencia del Congreso de 1995 sobre el Futuro del Dinero ante el Comité de Servicios Bancarios y Financieros[5].

Aunque la clasificación correcta es «moneda digital», el gobierno estadounidense prefiere y ha adoptado uniformemente el término «moneda virtual». El FinCEN fue el primero, seguido por el FBI en 2012,[8] la Oficina General de Contabilidad en 2013,[9] así como las agencias gubernamentales que testificaron en la audiencia del Senado de EE.UU. de noviembre de 2013 sobre el bitcoin, incluyendo el Departamento de Seguridad Nacional, la Comisión de Valores y Bolsa de EE.UU., la Oficina del Fiscal General[10].

Bitcoin

La moneda virtual que tiene un valor equivalente en moneda real, o que actúa como sustituto de la moneda real, se denomina moneda virtual «convertible». Bitcoin es un ejemplo de moneda virtual convertible. El Bitcoin puede ser intercambiado digitalmente entre usuarios y puede ser comprado o cambiado por dólares estadounidenses, euros y otras monedas reales o virtuales.

La venta u otro tipo de intercambio de monedas virtuales, o el uso de monedas virtuales para pagar bienes o servicios, o la tenencia de monedas virtuales como inversión, generalmente tiene consecuencias fiscales que podrían dar lugar a una obligación tributaria.

Moneda digital – deutsch

Somos un servicio de comparación independiente y con publicidad. Nuestro objetivo es ayudarle a tomar decisiones financieras más inteligentes proporcionándole herramientas interactivas y calculadoras financieras, publicando contenidos originales y objetivos, permitiéndole realizar investigaciones y comparar información de forma gratuita, para que pueda tomar decisiones financieras con confianza.

Nuestros artículos, herramientas interactivas y ejemplos hipotéticos contienen información para ayudarle a realizar investigaciones, pero no pretenden servir de asesoramiento en materia de inversión, y no podemos garantizar que esta información sea aplicable o exacta a sus circunstancias personales. Las estimaciones basadas en rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, y antes de realizar cualquier inversión debe analizar sus necesidades específicas de inversión o buscar el asesoramiento de un profesional cualificado.

Las ofertas que aparecen en este sitio son de empresas que nos compensan. Esta compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en este sitio, incluyendo, por ejemplo, el orden en que pueden aparecer dentro de las categorías del listado. Pero esta compensación no influye en la información que publicamos, ni en las reseñas que usted ve en este sitio. No incluimos el universo de empresas u ofertas financieras que pueden estar disponibles para usted.

El próximo boom de las criptomonedas

La moneda digital tiene el potencial de cambiar por completo la idea que la sociedad tiene del dinero. El auge de Bitcoin, Ethereum y otras miles de criptomonedas que sólo existen en forma electrónica ha llevado a los bancos centrales de todo el mundo a investigar cómo podrían funcionar las monedas digitales nacionales.

La moneda digital es cualquier moneda que está disponible exclusivamente en forma electrónica. Las versiones electrónicas de la moneda ya predominan en los sistemas financieros de la mayoría de los países. En Estados Unidos, por ejemplo, la moneda física en circulación es sólo una décima parte de la oferta monetaria global; el resto se mantiene en diversos depósitos bancarios en forma electrónica.

Lo que diferencia a la moneda digital de la moneda electrónica que hay actualmente en las cuentas bancarias de la mayoría de los estadounidenses es que nunca toma forma física. En la actualidad, uno puede ir a un cajero automático y convertir un registro electrónico de sus tenencias de moneda en dólares físicos. La moneda digital, sin embargo, nunca toma forma física. Siempre permanece en una red informática y se intercambia por medios digitales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad