Saltar al contenido

¿Cómo es el trabajo en las minas en la actualidad?

febrero 6, 2022
¿Cómo es el trabajo en las minas en la actualidad?
¿Cómo es el trabajo en las minas en la actualidad?

La vida de un minero del carbón en 1900

La minería del carbón es el proceso de extracción del carbón del suelo. El carbón se valora por su contenido energético y desde la década de 1880 se utiliza ampliamente para generar electricidad. Las industrias del acero y del cemento utilizan el carbón como combustible para la extracción de hierro del mineral de hierro y para la producción de cemento. En el Reino Unido y Sudáfrica, una mina de carbón y sus estructuras son una «colliery», una mina de carbón se llama «pit», y las estructuras sobre el suelo son una «pit head». En Australia, «colliery» se refiere generalmente a una mina de carbón subterránea.

La minería del carbón ha evolucionado mucho en los últimos años, desde los primeros tiempos en que los hombres hacían túneles, excavaban y extraían el carbón manualmente en carros hasta las grandes minas a cielo abierto y de tajo largo. La minería a esta escala requiere el uso de dragas, camiones, transportadores, gatos hidráulicos y cizallas.

La industria de la minería del carbón tiene un largo historial de importantes impactos ambientales negativos en los ecosistemas locales, impactos en la salud de las comunidades locales y los trabajadores, y contribuye en gran medida a las crisis ambientales mundiales, como la mala calidad del aire y el cambio climático. Por estas razones, el carbón ha sido uno de los primeros combustibles fósiles en ser eliminado de varias partes de la economía energética mundial. Sin embargo, los principales países productores de carbón, como China, Indonesia, India y Australia, no han alcanzado el pico de producción, con aumentos de producción que sustituyen a los descensos en Europa y EE.UU.[1] y propuestas de minas en desarrollo[2].

Cómo ser minero

Con un tercio de su masa terrestre subterránea cubierta de depósitos de carbón, la minería del carbón es el alma de la provincia china de Shanxi, ya que proporciona la mitad de sus ingresos y uno de cada 20 puestos de trabajo. Sin embargo, la industria es tradicionalmente sucia, peligrosa e ineficiente. Ahora eso está empezando a cambiar con la solución Mine Brain, impulsada por la IA.

Sin embargo, la tecnología está ayudando a mejorar la seguridad en la producción de carbón, ya que los accidentes en Shanxi han disminuido considerablemente desde 2010 gracias a unos requisitos más estrictos y a un plan de acción aprobado oficialmente que se centra en la mecanización, la automatización y la minería inteligente. Para 2020, el plan pretende haber implantado completamente los sistemas de control inteligente y reducir en un 50% el número de personas necesarias en los puestos de trabajo de las minas clave. Para 2030, se espera que los puestos de trabajo controlados de forma centralizada y sin personal estén en funcionamiento. El plan identifica 38 tipos de robots mineros en las siguientes cinco categorías: excavación de túneles, minería del carbón, transporte, control de seguridad y rescate.

Según Cai Jianjun, Ingeniero Jefe de la Administración de Seguridad de las Minas de Carbón de Shanxi, «Nuestro objetivo principal es conseguir cero muertes en las minas de carbón. Esperamos conseguirlo en todas las minas de carbón del país». Las 5.800 minas de carbón de China suministran a las centrales eléctricas más de la mitad de los 3.680 millones de toneladas anuales de carbón en bruto que se producen en el país, generando 7,1 billones de kWh de electricidad.

La vida de un minero en el siglo XIX

Las trabajadoras de las minas de Queensland afirman que las empresas mineras ya están abordando el problema de las diferencias salariales entre hombres y mujeres y de la rigidez de los horarios, que en el pasado alejaron a las mujeres de la minería. Han instituido turnos de trabajo adaptados a los padres y ya han mejorado los salarios y las condiciones.

Una encuesta, realizada por la Oficina de la Mujer de Queensland, el Instituto Australiano de Minería y Metalurgia y la Red de Mujeres en la Minería, afirma que las mujeres son un recurso desaprovechado y ofrecen una solución a la creciente escasez de competencias.

El Grupo de Trabajo afirma que hay razones de peso para que las empresas consideren estrategias de contratación de personas que actualmente están infrarrepresentadas en el sector, como las mujeres, los indígenas y los que abandonan la escuela.

El aumento de la participación de estos grupos no sólo tiene el potencial de aumentar la oferta de mano de obra cualificada, sino que también tiene el potencial de aumentar la diversidad, lo que puede ayudar a mejorar la cultura del lugar de trabajo y construir el capital social.

El sector de los recursos es consciente de la necesidad de desarrollar estrategias para involucrar mejor a las mujeres. En 2004, el Consejo de Minerales de Australia estableció un Diálogo sobre las Mujeres en la Minería para involucrar a la industria y a las partes interesadas externas en cuestiones relacionadas con la participación efectiva de las mujeres en la minería, y la extensión de los beneficios socioeconómicos de las operaciones mineras a las mujeres de las comunidades vecinas.

Un día en la vida de un minero del carbón

Los victorianos veían el trabajo infantil como una parte normal de la vida laboral. La mayoría de los niños empezaban a trabajar bajo tierra cuando tenían unos ocho años, pero algunos tenían sólo cinco. Trabajaban las mismas horas que los adultos, a veces más, en trabajos que pagaban mucho menos.

El trampero solía ser el miembro más joven de la familia que trabajaba bajo tierra. Su trabajo era sencillo: abrir y cerrar las puertas de madera (trampillas) que permitían que el aire fresco fluyera por la mina. Por lo general, se sentaban en la oscuridad total hasta doce horas seguidas, esperando a que el carbón pasara por la puerta. No era un trabajo duro, pero sí aburrido y podía ser muy peligroso. Si se quedaban dormidos, la seguridad de toda la explotación podía verse afectada.

Los niños mayores y las mujeres trabajaban como carretilleros, arrastrando y empujando cubas llenas de carbón por los caminos desde el frente del carbón hasta el fondo del pozo. Los niños más pequeños trabajaban en parejas, uno como hurrier y el otro como empujador, pero los niños mayores y las mujeres trabajaban solos.

Los portadores se enganchaban a la cuba y los empujadores ayudaban a los portadores empujando las cubas de carbón desde atrás con las manos y la cabeza. Las tinas y el carbón podían pesar más de 600 kg y debían desplazarse por calzadas que a menudo sólo tenían entre 60 y 120 cm de altura.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad